CALENDARIO COFRADE

SEGUIDORES

lunes, julio 14, 2014

POR QUE NO TE CALLAS

De verdad que no salgo de mi asombro, después de leer la entrevista a un tal Rafael Moreno Torres, que fue Hermano Mayor de la hermandad de las Penas de Santiago. Y por que digo tal, porque después de leer sus declaraciones, a mi amigo Fernando Blancas, no puedo nada más que salir de mi asombro por como echa por tierra a la actual junta de su hermandad y habla de la gente que había nueva en su hermandad y que miraban por lo alto del hombro. Y a continuación expongo mis motivos:

- Lo primero, mirarle por lo alto del hombro no es difícil por la baja estatura de dicho "señor".
- Lo segundo, digo "señor" porque yo tengo más educación y vergüenza que este "señor".
- Lo tercero, en la junta de gobierno que ejerce hasta las próximas elecciones hay integrantes que son casi familia mía, y que hable él así de estas personas me sonroja y me reafirma la falta de educación de dicho "señor".
- Lo cuarto, que puede decir el de la junta de gobierno cuando la suya se le iba desgranando como un castillo de arena, con sus formas y modales y otros aspectos.
- Lo quinto, que se metía en la vida de los demás para levantar falsos testimonios y mentiras.
- Lo sexto, su prepotencia y arrogancia.
- Lo séptimo, le tendría que dar vergüenza decir hermanos cuando él por detrás de las personas se dedica a criticar y difamar.
- Lo octavo, le está muy bien empleado lo que le hicieron sus hermanos para que aprenda, a ser más humilde. Personas de esa calaña no deberían presentarse a hermano mayor ni nada.
- Lo noveno, cada una de las juntas de gobierno de esa hermandad y de cualquier otra, harán las cosas de forma y manera que ellos crean conveniente o piensen que es lo mejor y habrá a hermanos que si le gusten a otros que no. Y esto lo criticarán o lo exaltarán.
- Y décimo, mejor no le digo lo que personalmente pienso de él, ante comentarios que hizo de mi persona y familia en momentos que como he dicho antes le gustaba llevar más la vida de los demás que la suya propia.

Pachi Giraldo