CALENDARIO COFRADE

SEGUIDORES

viernes, septiembre 19, 2014

PASIÓN EN SEVILLA: VERDADES COMO PANES

Antonio Burgos: «La elección de capataz no puede convertirse en un tema importante en ninguna hermandad»

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimir
Antonio Burgos, hermano mayor de San Esteban
Antonio Burgos Rodríguez es el actual hermano mayor de la Hermandad de San Esteban. Tomó posesión de esta cofradía del Martes Santo en diciembre de 2012, tras más de cinco años de un Comisionado nombrado por el arzobispado de Sevilla por los problemas internos de esta corporación penitencial.

Fue en su momento un candidato de consenso, siendo su trabajo al frente de la junta de gobierno de esta hermandad valorado en el mundo cofrade. La elección de nuevos capataces, la ejecución del nuevo manto de salida para la Virgen de los Desamparados, los posibles cambios en el Martes Santo y los nuevos proyectos de esta hermandad de la Puerta Carmona son analizados por este cofrade. 

-  ¿Cómo ve el estado actual de la hermandad de San Esteban? ¿Ha vuelto la tranquilidad tras el Comisionado?
La palabra que mejor sigue definiendo el estado actual de la Hermandad y su pasado reciente es ilusión. San Esteban ha retomado su camino gracias al esfuerzo de todos y eso nos llena de alegría a la totalidad los hermanos. Creo que se está trazando una senda en la que lo importante es hacer Hermandad día a día, incluso por encima del Martes Santo, que no es más que una feliz culminación de un año de trabajo y de permanente convivencia. Y lo estamos haciendo siempre desde la normalidad y la naturalidad, con pie firme y prudente, y cumpliendo los fines que marcan nuestras reglas, procurando siempre dar su justa medida a cada cosa y la mayor participación  posible a los hermanos. 

- ¿Servirá el conteo de nazarenos de la pasada Semana Santa para arreglar los problemas de Martes Santo?
Mi opinión sobre los problemas que se han detectado en el Martes Santo, como en otras jornadas de nuestra Semana Mayor, es que tienen una doble vertiente: son relativamente sencillos de analizar a la par que son infinitamente complejos de resolver. Esto deriva de nuestra condición de corporaciones en las que los formalismos y la tradición tienen su importancia y donde los órganos de gobierno debemos estar siempre al servicio de nuestros hermanos, nos debemos a ellos y, por tanto, la adopción de determinados cambios se hace extremadamente compleja. Por tanto, el conteo debe ser una herramienta más de información que nos proporcionará ayuda en la toma de decisiones. 
Además, sobre este asunto creo que hay que hacer hincapié en dos aspectos: primero, no se puede descartar como solución, en ningún caso, el actual cumplimiento riguroso de los horarios del Martes Santo, porque no deja de ser una solución más, y además contrastada; y segundo, el espíritu de fraternidad existente entre los responsables de las hermandades del Martes Santo es muy grande, superando con creces lo que se espera de hermanos que también nos debemos a la defensa de los legítimos intereses de nuestras respectivas corporaciones.  

- ¿Podría cambiar de sitio en la nómina de la jornada?
Cambiar de sitio en la nómina de la jornada es una de las opciones más difíciles de aplicar tal y como explicaba antes, solo superada por cambiar de día en la nómina de la Semana Santa. Esto significa ineludiblemente que las hermandades del día debemos plantear y trabajar primero sobre otras posibilidades menos complejas de aplicar. Pero, por supuesto, como ya quedo demostrado la pasada Semana Santa, por el esfuerzo realizado para cumplir el compromiso horario que se nos solicito, la Hermandad de San Esteban está abierta a colaborar con todas las hermandades del Martes Santo en lo que sea necesario pero siempre observando los legítimos intereses de nuestra corporación.   

Nuevo manto bordado de salida de la Virgen de los Desamparados

- Existen aspiraciones de La Misión de incorporarse al Martes Santo ¿Ve cercana esta inclusión?
A esta junta de gobierno durante el tiempo que llevamos de mandato no se le ha comunicado oficialmente ninguna posibilidad de nuevas incorporaciones al Martes Santo, pero si así fuera, trataríamos el tema con profunda reflexión y con el mayor espíritu caritativo y de respeto hacia esa querida Hermandad. Sin embargo, pienso que ineludiblemente estaríamos abocados a plantearnos si esa opción sería viable desde el punto de vista de los problemas que ahora tiene el Martes Santo. De nada serviría plantear alternativas para solucionar los problemas existentes y desarrollar un trabajo complejo si en un breve periodo de tiempo se incorporara una nueva cofradía a la nómina, lo cual, seguramente, no permitiría seguir aplicando esas soluciones.    

- ¿Está usted orgulloso del nuevo manto bordado de salida realizado en el taller de la propia hermandad?
 Como hermano mayor de San Esteban estoy muy orgulloso de toda la labor que hacen mis hermanos en todos los ámbitos de la Hermandad, pero, sin duda, lo que significa ese manto para San Esteban va más allá de engrosar nuestro patrimonio procesional, y resulta muy difícil de explicar con palabras. Para entenderlo habría que conocer bien cómo se ha desarrollado esa obra, la intrahistoria de amor que tiene esa pieza, el trabajo silencioso e infatigable de todas esas personas como ejemplo de devoción a María Santísima y el recuerdo ya grabado para siempre en nuestra Hermandad hacia ese hermano que se nos fue hace unas pocas semanas y que, sin duda, ha sido el alma de ese proyecto y ya para siempre el orgullo de toda una Hermandad. 

- Tras la salida de la familia Ariza de los martillos el pasado Martes Santo ¿Para cuándo nuevos capataces en San Esteban?
El asunto de los puestos significados de cualquier cofradía de Sevilla viene suscitando en los últimos años mucho interés entre los medios de comunicación, aunque es evidente que desde el punto de vista de los fines objetivos de nuestras corporaciones penitenciales no existe base alguna para otorgarles ese nivel de trascendencia, sencillamente porque no la tienen. Podemos decir que este es, sin duda, un tema sensible en el mundo de las cofradías, y como tal debemos asumirlo, pero nunca puede convertirse en un tema importante en el ámbito de la vida diaria de ninguna Hermandad. 

Por nuestra parte, creo que siempre hemos tenido una línea de trabajo clara y que los hermanos la conocen, pero quizás no se conozca bien fuera de la Hermandad. San Esteban nombra todos los puestos de su cofradía para un año, es decir, solo para el siguiente Martes Santo, y generalmente comienza a designar los puestos desde los primeros meses de cada curso. Esta forma de actuar deriva de nuestras reglas, y de su espíritu se desprende que todos los hermanos estamos al servicio de la Hermandad, sobre todo, en el día más esperado, el día que nuestra cofradía sale a la calle. Y una vez que cada persona cumple con la misión que se le encomienda para ese Martes Santo, todos cesan en sus cargos de una forma normal y natural, y el proceso comienza de nuevo con el nacimiento de cada nuevo curso. Por tanto, en San Esteban no se producen salidas ni ceses, sino gratitud hacia los que trabajan por su Hermandad, y análisis y toma de decisiones por parte del cabildo de oficiales sobre los puestos para el año próximo.      

Por ello, si ha podido existir alguna confusión respecto a otros usos y costumbres que utilizan otras hermandades en cumplimiento de lo establecido en sus reglas y ordenanzas, sirva este vehículo para volver a exponer cuáles son las normas de nuestra cofradía que emanan de nuestras reglas. 

Misterio de San Esteban saliendo de su sede

- ¿Qué lugar ocupa la caridad en su hermandad?
En nuestra Hermandad la labor de Caridad está muy asentada desde hace años y se han desarrollado proyectos muy importantes que todo el mundo puede recordar. La cifra global de la Diputación de Caridad ha ido aumentando paulatinamente en los últimos años hasta alcanzar el 25% de nuestro presupuesto, pero en la actualidad estos importes se destinan una ayuda económica necesaria pero sobre todo que apoye una labor caritativa que trascienda de la propia acción social. Pienso que es muy importante que estemos trabajando de una manera organizada y muy eficiente en atender al hermano necesitado y al vecino del barrio, realizando una labor de caridad cristiana para con el prójimo, un poco alejada de la ambición legítima de los proyectos tan en uso. Queremos que se trate de una tarea sencilla que se vuelca con las personas y familias concretas, con nombre, con rostro y con problemas que les agobian y, a veces, les superan. 
Esta hermosa tarea de servicio a los demás la desarrollan un grupo de hermanos a los que San Esteban nunca podrá devolver una mínima parte de los que ellos han hecho por nuestros semejantes. 

- ¿Cree que el Consejo de Cofradías necesita un cambio?
Los errores o defectos que se atribuyen al Consejo, creo que son los mismos que, en mayor o menor medida, se nos atribuyen a los órganos de gobierno de cualquiera de nuestras Hermandades. Si bien es cierto que los últimos años se ha centrado el foco en esta institución. En mi opinión, la falta de capacidad como causa de la posible comisión de errores por parte de quienes gobiernan nuestras hermandades y también el Consejo puede ser un argumento débil para explicarlo todo. 
Lo que no debemos olvidar los cofrades es lo sustancial, los fines que nos sustentan. No podemos olvidar que estamos rodeados de una sociedad civil en la que estamos llamados a ser un ejemplo, pero no un ejemplo bajo el prisma de los usos propios de esa sociedad, sino que estamos llamados a ser un ejemplo desde el evangelio y desde el testimonio de una auténtica vida cristiana. Y con esta base fundamental debemos buscar a personas preparadas para que los cumplan y los perfeccionen día a día. Esa y solo esa es la misión de los hermanos que gobernamos nuestras respectivas corporaciones, y también la de los cofrades que dirigen el Consejo. El problema pudiera encontrarse, muchas veces, en la dificultades que encuentra el órgano de gobierno del Consejo para compatibilizar el cumplimiento de esta misión con el excesivo protagonismo social que las cofradías tienen hoy día en nuestra ciudad. 

- ¿Cuáles son los nuevos proyectos del nuevo curso cofrade que acaba de comenzar?    
Como dije antes, creemos firmemente que San Esteban debe centrarse en la  Hermandad del día a día, ese es nuestro humilde pero inaplazable proyecto para estos cuatro años, perfeccionar el cumplimiento de nuestros fines cuidando al máximo todos los pormenores y escuchando permanentemente a los hermanos. 

Pero por supuesto estamos inmersos en los proyectos que era necesario acometer. Estamos desarrollando un trabajo continuado desde hace ya algo más de un año para alumbrar nuevas Reglas. Estamos analizando, ordenando y catalogando todo nuestro patrimonio. También en el ámbito patrimonial, nos encontramos en el segundo año de restauración del paso del Señor con un proceso integral de una de las principales joyas de nuestra cofradía. Vamos a desarrollar grupos de trabajo para celebrar durante este curso diversos aniversarios e hitos muy significativos en la vida de la corporación. Pero yo destacaría otra vez que entre todos estos proyectos el más importante debe ser precisamente la forma de llevarlos a cabo. Este es el proyecto más importante; el que todos estos trabajos están siendo desarrollados por numerosos grupos de hermanos, siempre coordinados por los responsables de cada área de la Junta de Gobierno.