CALENDARIO COFRADE

SEGUIDORES

jueves, noviembre 20, 2014

PASIÓN EN SEVILLA: EL LEGADO DE LA DUQUESA DE ALBA EN LA SEMANA SANTA DE SEVILLA

El legado de la duquesa de Alba en la Semana Santa de Sevilla

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimir
El templo, el manto y los respiraderos, algunas obras que ha legado la Duquesa
Como hicieran los duques de Montpensier con hermandades como Montserrat o la Carretería, la duquesa de Alba ha dejado un importantísimo legado en la Semana Santa de Sevilla. Su amor por la Semana Santa, principalmente por los titulares de la hermandad de Los Gitanos, quedó materializado en multitud de piezas patrimoniales, desde bordados a orfebrería, e incluso sufragó la reconstrucción del antiguo convento del Valle, que estaba en ruinas, para que fuera sede definitiva de la errante hermandad de Los Gitanos, que actualmente es santuario de la corporación. Éste es el legado de Doña Cayetana a la Semana Santa de Sevilla: 

Un templo para Los Gitanos

El templo de la hermandad de Los Gitanos, el día de la bendición de los azulejos
 Ha sido el gran regalo de la Duquesa a la hermandad de Los Gitanos. Una corporación que ha pasado por multitud de iglesias de Sevilla, de las que tuvo que irse durante toda su historia. De Triana a San Nicolás, pasando por San Román, Santa Catalina o Santiago... hasta que Doña Cayetana le levantó el actual templo santuario, antiguo convento del Valle, el lugar donde se fundó en su día la hermandad del Gran Poder. La iglesia, que ha ido ornamentándose también con donaciones de la Duquesa, recibe a cientos de devotos cada día. Curiosamente, una de esas visitas ilustres llegó el pasado mes de mayo, cuando la otra gran devoción de Doña Cayetana, la Esperanza Macarena, entró a saludar a los titulares de la hermandad durante su procesión de regreso por el 50 aniversario de la coronación. 

El columbario

El columbario de la hermandad de los Gitanos
El 21 de marzo de 2013 fue bendecido el nuevo Columbario de la Hermandad, que desde esa fecha se encuentra a disposición de los hermanos y devotos, haciendo de esta forma realidad este anhelado proyecto de hermandad. El Columbario cuenta con lóculos de carácter familiar con capacidad para dos urnas, así como con un cenizario común en el que podrán depositarse sin urna las cenizas de los hermanos fallecidos. La hornacina central del columbario está presidida por la cruz de camarín que Nuestro Padre Jesús de la Salud ha portado durante años, de la que cuelga un rosario de María Santísima de las Angustias. La Duquesa confesó en alguna ocasión su intención de que sus restos ocuparan un pequeño espacio en este espacio, que sería un lugar privilegiado pero no ostentoso. 

El manto granate 

El manto que ragaló la Duquesa a Los Gitanos
Otra de las grandes piezas patrimoniales que la Duquesa regaló a la hermandad de Los Gitanos fue el manto bordado en oro, de color granate, con el escudo de la Casa de Alba en el centro, que la Virgen de las Angustias alterna con el azul pavo de Carrasquilla, cuya restauración fue sufragada también por Doña Cayetana. Este manto está realizado en el taller de Fernández y Enríquez. 

Los respiraderos

 Los respiraderos del paso de la Virgen de las Angustias, donados por la Duquesa
En 2009, la Virgen de las Angustias estrenó unos impresionantes respiraderos repujados en plata, por el taller de Orfebrería Andaluza bajo diseño de Fernando Aguado, que se inspiraban levemente en los antiguos que conserva la hermandad cuyos modelos eran obra de Buiza. Se emplearon para su ejecución 125 kilos de plata, donados por la Duquesa de Alba. 

Los candelabros de cola

Los candelabros de cola de la Virgen de las Angustias
Fueron uno de los primeros regalos de la Duquesa a Los Gitanos. En 1958 se estrenan candelabros de cola en plata de ley para la Santisima Virgen de las Angustias.