CALENDARIO COFRADE

SEGUIDORES

jueves, noviembre 10, 2016

EN LA CALLE DE LAS FLORES: "LAS MARIBELES"

EN LA CALLE DE LAS FLORES

“LAS MARIBELES”

Hace mucho tiempo que nos conocemos amigo Pachi. Me mandaste ya hace años, cuando tú eras la mano que decidía cuándo debía yo hacer descansar sobre mis hombros al Rey de los cielos, a la Madre Eterna.

Hablamos de tu Blog, llegó aquel ofrecimiento hacia mi y siempre te dije no tener ni tiempo ni ganas. Hoy, o más bien ya hace mucho, tiempo tengo, aunque las ganas ni el tiempo sean los que me hacen dar este paso.

Hace muchos años veo a los muñoces, a los Rafaeles a los Antonios, los curritos pasar, mientras yo en la calle de las flores me escondo, observo. Esta Semana Santa con tanto abalorio ya no es la que recuerdo, en la que crecí. Allá en tiempo muy pasado, camino del Alcázar cuando venía de mi casa y me paraba a ver a cada Imagen que podía, camino de San Hipólito, de San Nicolás. Esta Semana Santa ya no es la que uno espera le de amigos, más bien no le quite o no tenga que enfrentarse a aquellos a los que los hermano Cristo o su Bendita Madre y, que siempre pensó serían sus hermanos para siempre.

Hoy existen las Maribeles. Mi hermano hace años sacó al Gitano. En aquellos años la Esperanza era la bulla de Córdoba, el Señor un poquito menos, pero tenía su aquel. Mi hermano ya hoy día fuera de Córdoba, nunca olvida, ni yo, esos recuerdos que vivió y me contaba con tanta gente de abajo, cuando el paso era pequeñito y el Señor solo se paseaba por su ciudad con niños con más ilusión que técnica.

La Esperanza es para muchos una de las Hermandades con más amor por su pueblo. Y por sabido es también la tragedia en la que se ve inmersa día tras día, año a año desde que, ni los que estamos fuera sabemos. Tengo allí un buen amigo que manda al Señor ahora. Al mismo no han parado de banderillearlo con la palabra, con gestos, por ver si así se aventuraba a dar algún derrote para así, utilizarlo en su contra. Mi amigo es un Señor, aunque joven, ya experimentado y educado.

Se han repartido los martillos sin haber ganado una candidatura. Así como se repartieron la túnica del Señor a los pies de la Cruz, casi a suertes. Y lo digo desde el conocimiento del que algún día aunque, sin poder presumir mucho, ya estuvo debajo de algún que otro paso. Dar el martillo a ciertos señores hubiera sido no echar solamente la túnica de Cristo a suertes. O el manto de la Esperanza. Hubiera sido más bien echar a suerte la salud de los de abajo y la del patrimonio, ese que a día de hoy no veo por ningún lado si comparamos con otras hermandades a esta Hermandad. Por hermanos o por nombre, debía tener un patrimonio majestuoso.

No debía haber dicho esto porque me pueden decir que los hermanos mayores no han sido buenos, cuando la verdad, es que los mismos que se reparten cargos, no pagan ni sus cuotas de hermano ni de salida hace años, quizá sea esta la verdad del problema, o quizá sea que si, que los hermanos mayores no han estado a la altura, pero no me dejen sin su lugar en este despropósito a la hermana mayor. Esa que encima ahora sale en fotos de cofrades. O eso pone en los pies de foto que veo en los diarios.

Cómo he disfrutado cuando Pachi me ha mandado el enlace de la decisión del Párroco de San Andrés. Ha tardado tiempo, pero ya se ha desengañado este hombre. Nunca es tarde si la Hostia Consagrada es buena. Al final todo sale a la luz. Las Maribeles seguirán con sus ganchillos, sus bobinas, sus alfileres, buscando vestir a una Reina cuando no entienden que no pueden ni mirar a la cara a quien tanto daño han hecho, expulsando y vejando a los hermanos que debía llamar suyos.

Entre las fotos que veo en el diario, como ya he dicho, veo a cofrades, o eso pone en el pie de foto, cuando lo que en realidad hay es muy buena sonrisa profident, mucha voluntad y, como es normal poco acierto.

Que pregunten a la Maribelita de turno en qué manos está la juventud cofrade. Mi sobrino es dado a eso de ir a los Grupos Jóvenes. En estos tiempos existen esos grupos. Los viejos como yo, recordarán a los grupos que nos metíamos muy jóvenes bajo misterios o palios sin saber lo que hacíamos incluso, con y por nuestra salud, pero, éramos jóvenes.

Ahora que se entiende de tanto, la juventud ha sido puesta en manos de una persona que no digo yo inexperta, porque para ser inexperto hay que tener idea pero no el don de desarrollarla con la experiencia de los años. El problema es que en la Gran Hermandad, la Agrupación de todas, en esa junta, hay gente muy válida, solamente conozco a dos o tres y son buenas personas, trabajadoras y desde hace años, pero según me dice mi sobrino, hay más risas que atención, pitorreo que buenos proyectos hacia la persona que quiere mandar en los jóvenes.

Ya se sabe que los jóvenes son muy crueles, pero también, que donde manda patrón no manda marinero y, cuando el marinero ha surcado más mares que el patrón, está el barco descabezado en rumbo y en norte alguno.

Gracias Pachi. No esperaba escribir tanto, pero desde la calle de las flores seguiré si gustas comentando lo que veo. Si molesto marcharé, pero nadie me podrá echar de mis recuerdos, los que ahora comparto con mis nietos en aquel rinconcito de la calle de las flores.

Acisclo, un cofrade más.