CALENDARIO COFRADE

SEGUIDORES

viernes, diciembre 09, 2016

EN MI HUERTO DE LOS OLIVOS

8 DE DICIEMBRE, DÍA DE LA INMACULADA EN MÁLAGA

Pues sí en la mañana del día de ayer me puse en carretera para desplazarme a la ciudad de Málaga para conocerla, que aunque sea cordobés no la conocía, para poder contemplar varios besamanos de sus Vírgenes por la festividad de la Inmaculada Concepción, habría en la capital de la costa del sol. Junto a una exposición de arte del imaginero Ortega Brú en el Palacio Episcopal. IMPRESIONANTE.



Bueno a lo que iba, Málaga nos recibió con un cielo azul mar precioso y con una luz que me llamó poderosamente la atención. Gracias a internet pude comprobar todos los besamanos que se celebraron ayer por la festividad de la Inmaculada Concepción. Pasando por la Avda. de la Alameda ya me parecía que aquellos adornos navideños me iban a impresionar y cuando entre en la famosa calle “Larios” pues aún más pude comprobar que eso sería así.

Con muestro mapa de Málaga, que me prestaron, sin fianza, unos amigos y su hijo pues me encomendé a visitar a las distintas Parroquias e Iglesias para poder contemplar la imaginería cofrade de las distintas hermandades de Málaga. Así la primera en visitar fue la Parroquia de los Santos Mártires pasando el Museo Carmen Thyssen por una pequeña callejuela a la derecha de dicho museo llegamos a dicha Parroquia. Preciosa por fuera con su torre de ladrillo rojo y paredes. La primera puerta que vimos estaba cerrada con su pórtico pero doblando la esquina se encontraba la siguiente puerta con su arco de medio punto escoltada por los azulejos de los Santos Mártires malagueños San Ciriaco y Santa Paula, al lado izquierdo y al lado derecho Ntro. Padre Jesús de la Pasión y María Stma. del Amor Doloroso.

Al entrar y comprobar la majestuosidad de su arquitectura y comprobar la cantidad de capillas y altares que rodeaban por completo dicha Parroquia, me dispuse a ver aquellas obras de arte. El altar Mayor disponía la imaginería de los Santos Mártires de la ciudad, y a los lados se te iban los ojos a un altar o a una capilla. De las muchas Sagradas Imágenes que allí se encontraban casi todas me impresionaron, que riqueza en todos los sentidos.

Desde la Sagrada Cena allí expuesta junto con María Stma. de la Paz, otra capilla donde se encuentra el Nazareno de la Pasión. Bueno, el Nazareno no se encontraba por estar en una habitación única para él en la exposición de las obras de arte del imaginero D. Luis Ortega Bru, que después hablaré de Él. Allí se encontraba su Dolorosa María Stma. del Amor Doloroso vestida para la onomástica de la Inmaculada, con su dulce mirada caída a su lado izquierdo y sus manos entrelazadas y a la izquierda en un altar de esa misma capilla un San Juan.



Más a la izquierda un Portal de Belén con tres imágenes preciosas, sobre todo el Niño Jesús en las nalgas de su Madre. Un poco más a la izquierda la capilla de la Hermandad de los Gitanos, “los morenos” Ntro. Padre Jesús de la Columna y María Stma. de la O, toda de azul celeste que contrastaba con su tez a esencia de canela y clavo. A continuación otra capilla con un altar impresionante y una Virgen del Carmen que lo presidía. Seguimos hacia la izquierda y llegamos a la capilla de la Hdad. de Pontificia, Muy Ilustre y Venerable Archicofradía Sacramental y Seráfica de Ntro. Padre Jesús Orando en el Huerto, Ntra. Sra. de la Concepción, San Juan Evangelista y Ntra. Sra. de la Oliva. En solemne Besamanos, Ella, con su Pura y Limpia Concepción. Su cabeza ligeramente inclinada hacia arriba e izquierda y sus ojos puestos en esa mirada infinita. Saya blanca y Manto azul, como corresponde a su festividad. A sus dos lados respectivos el Señor orante en el Huerto, con sus característicos tirabuzones en su pelo natural y al otro lado la Señora de la Oliva con su Niño Jesús en su brazo izquierdo, contemplando esa belleza inusual. Sus mejillas sonrojadas de su manantial de lágrimas santas y benditas.



Si continuamos nuestro caminar veríamos otras imágenes entre otras un altar imponente con la imagen de Nuestra Señora de las Angustias. Así continuamos para terminar nuestra vuelta al ruedo dentro de dicha Parroquia.

De ahí pasamos a la Iglesia de San Julián, para contemplar la dulzura de Jesús El Rico, elevado en una peana dorada que parecía mostrarnos la grandeza del Todopoderoso, con su túnica de cola azul noche y sus peculiares tirabuzones y cruz. Él a un lado del Altar Mayor, haciendo gala a su historia desde los tiempos de Carlos III, que sino la saben búsquenla porque es de conocer por los cofrades, seamos o no de Málaga. Y en frente su Madre, con un estandarte en el cual se podía leer, TODO POR TU AMOR. Mirada agachada hacia su lado derecho y con una expresión de Amor, hacia todos los pecadores que hicieron daño a su Hijo. Altar de fondos azules que contrastaba con el azul oscuro de Ella.




Corriendo nos fuimos a la Parroquia de San Juan para ver también lo que en ella había. Allí están las hermandades fusionadas tan famosas en Málaga. Son seis los tronos que esta hermandad pone en la Semana Santa malagueña, ahí es nada. En solemne Besamanos estaba María Stma. de Lágrimas y Favores. Obra del imaginero sevillano Dubé de Luque. No pude contemplar toda la belleza de la misma ya que se disponían a cerrar la Parroquia, pero una vuelta rápida si me dio tiempo a dar.

De ahí a picotear algo en los alrededores de esas Parroquias e Iglesias, con la compañía de una pareja de amigos cordobeses con los cuales había quedado allí. Después de pasar un rato súper agradable charlar de lo que habíamos visto y lo que no pudimos ver, nos dispusimos a ver la Exposición de Ortega Bru, en el Palacio Episcopal. Innumerables las obras de arte que allí están expuestas, tanto de relieves, como pinturas, etc. Pero lo que realmente me llamó la atención fueron algunas cabezas talladas por el insigne imaginero, o algún Ángel, o discípulos de una Sagrada Cena o aquellos que se durmieron mientras Ntro. Señor oraba en el Huerto de los Olivos.



Siguiendo la orientación de la exposición llegamos a una habitación oscura, con poca iluminación, solo la necesaria para contemplar en ella, aquella majestuosa imagen de un nazareno. Imponente Ntro. Padre Jesús de la Pasión. Que fuerza, en sus manos, en sus piernas y sobre todo en su cabeza y a la vez que sus cabellos despeinados y cada uno con su movimiento, solo podían adornar a esa cara y mirada. Ese párpado inflamado de tanto golpe como había soportado sin igual, pero ante todo la expresión de su cara de pureza, dolor, perdón, sufrimiento, dulzura de saber que había llegado su momento. IMPRESIONANTE.



De aquí pasamos a otro tipo de historia y dejamos el turismo cofrade, para empaparnos de la gentileza malagueña. Nos fuimos a la calle del Marqués de Larios y contemplar como verdaderos niños chicos el alumbrado de Navidad, que si no lo saben es de una empresa cordobesa, más exactamente de Puente Genil. Allí todo el mundo expectante a las 18’30h. Y comenzó el juego de luces y música que nos dejó perplejos. Invito a todo aquel que pueda que venga y lo vea, porque no tiene nada que ver ni se parece al de nuestra ciudad. Por si se entera nuestra queridísima señora alcaldesa y sus apósitos, que alguno dicen que son creyentes y lo que es peor cofrades. Porque lo llevan a gala. Que se den una vuelta por aquí y si ven que son sus sueldos no pueden darse una vuelta que lo miren en youtube que lo van a flipar. Porque no se puede hacer menos y peor. Un abrazo a mis ediles cordobeses. Querer es poder, me decía hoy una cordobesa al ver ese espectáculo navideño. Por cierto la calle Larios llena de gente, de allí, de fuera y de donde sea. Ah¡ y lo que es peor para ellos -los ediles- la gente llenando comercios, bares, confiterías, terrazas y heladerías un 8 de Diciembre.

















Les dejo que hoy me he extendido mucho, pero pienso que merecía la pena. Sean felices que vienen unas fechas muy bonitas para tener que estropearlas. Extrapolen lo.

Pachi Giraldo


Pd.- Para comer hay un sitio muy cerca de Málaga, para ser exactos en Guadalmar, se llama “chiringuito Servando” vayan allí y digan que van de parte de Pachi. Les atenderán mejor que a mi seguro, y les puedo asegurar que volverán a repetir. Gracias a Servando y resto de familia. 

Fotos: Pachi Giraldo