CALENDARIO COFRADE

SEGUIDORES

viernes, marzo 17, 2017

EN MI HUERTO DE LOS OLIVOS: PREGONES Y TERTULIAS

PREGONES Y TERTULIAS


Foto: Pachi Giraldo

Te pones delante del ordenador para escribir y expresar lo que llevas en tu cabeza y corazón para plasmarlo en unas cuantas de palabras y se te vienen multitud de ideas, sentimientos, recuerdos, etc. En estas fechas donde los actos de las hermandades, de las tertulias, se amontonan por doquier, no tendría perdón el no pararse en un par de eventos que tuve el honor de compartir con unos y en otros de disfrutar como invitado para exponer mis vivencias y mi opinión en temas de la actualidad cofrade y más aún en el mundo del martillo y del costal.

Voy a comenzar por el más reciente que fue anoche. Ayer la comisión organizadora del Pregón del Costalero de la ciudad de Córdoba, a la cual pertenezco y me emociono, cada vez que hablo de ellos, tuvimos el acto de la entrega de las pastas del Pregón al pregonero que en poco más de una semana nos deleitará con sus experiencias y su forma de intentar transmitirlo a los que allí nos encontraremos para arroparlo.

Fue una cena llena de vivencias por parte de las siete personas que nos encontrábamos allí. El pregonero dejo entrever algunos detalles de la que será su exposición en palabras sobre el mundo del costal de los años ochenta y tantos, de los noventa y tantos, de los comienzos del nuevo siglo y de la primera decena del mismo siglo. De lo que eran antes los costaleros y como eran y de los costaleros de hoy en día y como son. Una que me hizo especialmente gracia fueron los inicios de costalero de nuestro pregonero de este año poniendo una voz de más hombre, cuando su capataz Rafael Muñoz, padre, le preguntaba qué edad tenía y sobre todo si quería salir en este paso en concreto tenía que ir también a este o estos otros.

Pero ante todo, me quedo con las historias que contábamos entre todos los miembros de la Comisión como Rafael Gómez, Rafael Soto, Carlos Torregrosa, Manuel Cejudo, Antonio Benítez y este escribiente. Como recordábamos esos ensayos, esos torneos de futbol sala, esas convivencias de las cuadrillas al finalizar los ensayos, los comienzos de algunas hermandades de hoy en día, las trastadas de algunos y de otros en su juventud. La verdad que la velada que duró cuatro horas y fue genial, genuina, encantadora, única como con cada pregonero de las que ya he vivido tres jornadas como la de ayer y todas son especiales. En ese rinconcito del bar El Timonel de Colón donde nos amenizaron la noche con su música cofrade, no podía ser de otra manera y con sus viandas que nos deleitaron para gozo nuestro y de nuestros paladares.

De verdad que son momentos únicos e inolvidables y es una pena que no haya más gente que quieran compartir estos eventos porque a buen seguro aprenderíamos todos de todos.


Foto: Tertulia Rincón Cofrade

El otro acto me refiero a uno que iba como invitado junto al monologuista y capataz Lorenzo de Juan. En la Tertulia Rincón Cofrade de Castro del Río, nos mostraron que hay “güena” gente en casi todos los rincones que se respira un anhelo de hermandades y cofradías. El acto tuvo lugar donde ellos se suelen reunir los miércoles de cuaresma en un salón para fumadores en el Círculo Mercantil de esta localidad cordobesa. En torno a aquella mesa estábamos, como diría algún politiquillo de hoy en día los cofrades y las cofrades, tontos de capirote los tenemos también en política. Bueno a lo que iba sentados en torno a aquella mesa estábamos en torno a las veinte personas más algún rezagado que se unió un poco más tarde.

El acto se inició con las oraciones del cura cofrade de turno, nuestro amigo Nacho Sierra. Acto seguido el presidente de la Tertulia nos explicó cuáles son las diversas fases que esas noches de cuaresma les unen a ellos. Así antes de comenzar con la tertulia se leyó un capítulo del libro “Tontos de capirote”. La verdad que fue muy gracioso por parte de la lectora del mismo el capítulo de ese cofrade que todos tenemos en algún momento de nuestras cuaresmas que nos enteramos de casi todos los chismes, chisporroteos, conversaciones de patio de vecinos si a fulano o mengano le ha pasado o dejado de pasar algo en el mundo cofrade. Fue muy divertida la lectura por las carcajadas de los allí presentes.

Al término de la lectura de ese capítulo pues entramos en el tercio de la verdad. Ese donde se ponen en lo alto de la mesa lo temas más calentitos de la actualidad cofrade. Hubo algunos que preguntaron o dispararon con cerbatana. Sin miramientos, sin rodeos. Las preguntas por derecho como se debe de ir por la vida. Se expusieron temas candentes sobre todo de la actualidad del mundo de abajo del costal y del martillo, como no podía ser de otra manera. Entre tanto las viandas engalanaban esa mesa rectangular. La tertulia se hizo muy agradable y simpática aún con los temas espinosos que se tocaron y donde cada uno de los miembros de dicha tertulia exponían a los que allí estuvimos de invitados. La arroba de vino llegaba a su fin junto con las porciones de los platos de buen gusto que nos acompañaron. Cierto es que lo mejor vendría al final con el postre, que es para hombres. Para hombres de pelo en el pecho. Madre mía.

Bueno a lo que iba que me pierdo, tuvieron un detalle bonito con nosotros con un recuerdo de esa noche y para terminar la foto de familia como debe de ser en este tipo de acontecimientos. Y la despedida con un pestiño y un buen copazo de machaco. El que tuviese frio se le quito en un solo buchito y te ibas calentito al catre. La verdad que sólo tengo palabras de agradecimiento para este grupo de jartibles castreños cofrades igual de locos que los dos invitados. Sólo os pido una cosa no perdáis estas buenas costumbres y que siga fluyendo esas ganas de compartir y de disfrutar tanto de los invitados como los invitados de ustedes. Enhorabuena.

Bueno me marcho, sólo queda un día para el Pregón del Costalero de la hermandad de la Sagrada Cena y ocho más para el Pregón del Costalero de la ciudad de Córdoba de una Comisión de jartibles locos del costal y el martillo.


Foto: Tertulia Rincón Cofrade

Pachi Giraldo


Pd.- Desde aquí quiero rendir homenaje a esas personas que nos han dejado de una manera o de otra que nos siguen dando sorpresas porque, sean o no esperadas, tendremos siempre en nuestra memoria una historia de ellos. Gracias por ser como fuisteis y dejasteis vuestra esencia impregnada en nuestros corazones.