CALENDARIO COFRADE

SEGUIDORES

viernes, marzo 03, 2017

EN MI HUERTO DE LOS OLIVOS: TEMPORADA ALTA

TEMPORADA ALTA

La pasada noche llegaba a casa y me encontré con el Vía Crucis de Ntro. Padre Jesús de las Penas, llegando a Santa Marina. De verdad, que la presentación era impresionante. Tambores roncos delante de la Cruz de Guía que abrían un cortejo serio y con una puesta en escena sensacional. El Señor con su túnica morada daba una impresión sensacional de como se deben hacer las cosas y darle el verdadero sentido a cada acto de una hermandad. Respecto a esto último, discrepo, en el que se va a realizar mañana sábado por parte de la Agrupación de Hermandades de Córdoba y a la hdad. de la Estrella, con su titular. Pero de ello ya lo comentaré en otro momento.

La cantidad de personal que se congrego en dicha plaza ante la atenta mirada del maestro de maestros de la torería, Manolete, y con los contemplativos azulejos que engalanan dicha plaza, se respiraba un ambiente muy, pero que muy deseado por todos. La nube de humo blanco del incienso elevada a los cielos daba paso a la imagen de “Manué”, portado por su equipo de capataces al mando y sus costaleros llevando la parihuela. Acompañado por un trio de música de capilla que ponía la nota musical correcta para el evento.

Esa misma tarde fui a que me impusieran la ceniza como debemos de hacer todos aquellos que nos consideremos católicos y cofrades. Pero antes católicos con lo cual debemos de seguir teniendo en cuenta que es lo primero y lo que va después. Fui a una hora que me lo permitían mis obligaciones profesionales y disfrute con la cantidad de personas que allí nos encontrábamos.

Así a la mañana siguiente cuando me disponía a conducir se me vinieron a la memoria imágenes de la noche anterior. Al pasar por la plaza hubo detalles que me hicieron pensar que estábamos en temporada alta. Los montones de cáscaras de pipas en el suelo, los grupos de amigos reunidos para ver en distintos lugares el paso de la comitiva. Los “jartibles” vestidos para el día como debe de ser.  La guata daba brillo a los cabellos de los “jartibles”. Los católicos cofrades santiguando se ante el paso del Señor. Instantes que te hacen dar cuenta que están aquí los cuarenta días más intensos de un cofrade.

Hoy se le quita la primera pierna a la vieja Cuaresma que mi tita Mercedes, me tendrá preparada como todos los años. Hoy ya tenemos muchos actos de los que nos gustan de ir para un lado y a otro. De cruzarnos por las calles de esta ciudad bendita y saludarnos con la mano al aire a unos y a otros.

Anoche, tuve el honor y orgullo de ser el moderador de una mesa  redonda de capataces. Los cuales tienen a sus espaldas la friolera de 125 años llenos de anécdotas tanto positivas como las que lo fueron menos positivas. Se trataron temas de actualidad y también se hizo un retroceso a los años setenta y ochenta y tantos, para que los asistentes que estuvieron allí presentes -menos de lo que me esperaba- y se dieron situaciones muy interesantes. Casi al final se dejo a los allí presentes que hicieran preguntas a los capataces. Hay que felicitar a AMHICO por la iniciativa de realizar este  tipo de actos, además de la magnífica exposición de pasos en miniatura y con la colaboración de hermandades como la Esperanza y la del Rescatado de nuestra ciudad. Detalles que muchos de los cofrades de hoy en día no tienen edad de haberlos visto y con este tipo de exposiciones se nos instruye en la historia de las hermandades en sus comienzos.

Me cuesta no ver más iniciativa por parte de los comercios de la ciudad, me refiero a tener escaparates con alguna simbología del tiempo en el que estamos, por muy sencillo que sea. Me gustaría oler por las distintas calles que paso a algún vendedor de pebeteros de barro con su carbón e inciensos. Así yo ya le estoy pidiendo a mi madre que me haga pestiños, torrijas, palitos de leche y las deseadas galletas de coco que vuelven locos a mis hijos.

Dispongan se a disfrutar de estos días llenos de actos de todo tipo. Sean felices y extrapólenlo. Estamos a muy poco para que las madres nos quiten la cera de la túnica con el papel de estraza. Para que sigamos pidiéndole que nos lo tengan todo limpio y preparado. Los trajes se sacan ya para que se puedan limpiar. Se vuelven a comprar los capirotes de cartón, de rejilla. Las música se escucha por muchos coches y en algunos huele a incienso. Las mujeres se vuelven a probar sus vestidos de mantilla. En las casas se vuelve a quemar incienso en grandes cantidades. Señores estamos en temporada alta.

Pachi Giraldo