CALENDARIO COFRADE

SEGUIDORES

lunes, septiembre 15, 2014

PASIÓN EN SEVILLA: LA HISTORIA OLVIDADA

La historia olvidada: la Virgen de las Maravillas de San Juan de la Palma

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimir
La Virgen de las Maravillas en el Corpus de 1923 / Hdad. Amargura
La Virgen de las Maravillas en el Corpus de 1923 / Hdad. Amargura
Feria, Castellar o San Juan de la Palma. Son algunas de las calles por las que ayer domingo procesionó la Virgen de las Maravillas de la Hermandad del Carmen Doloroso. La imagen, recién hecha, salía de la parroquia de Omnium Sanctorum para procesionar por la feligresía como una nueva procesión de gloria. Pero es necesario recordar que ya hubo una Virgen de las Maravillasque procesionó por esta feligresía hace unos cuantos siglos. Era de San Juan de la Palma, y es un claro ejemplo de esas imágenes que un día constituyeron un ejemplo de devoción popular, al día siguiente esa devoción dejó paso al olvido, y al día siguiente la imagen desapareció.

 Esta Virgen estaba en San Juan de la Palma. Fue realizada por Benito de Hita y Castillo, feligrés de esta zona de la ciudad y que en San Juan de la Palma también dejó al menos el San Juan que acompaña a la Virgen de la Amargura. El imaginero, nacido en la calle Cañaverería fue bautizado en la iglesia de San Martín y vivió gran parte de su vida en el barrio de la Feria. Pertenecía a la hermandad sacramental de San Juan de la Palma, que por aquel entonces era, como de conoce hoy en día, de caracter puro. Este imaginero fue uno de los promotores de la devoción a la Virgen de las Maravillas: era su devoción personal hasta el punto de que era uno de los encargados de montar el paso para que esta imagen procesionara por las calles del barrio de la Feria. Y es que en el siglo XVIII la Virgen de las Maravillas tenía una propia hermandad en San Juan de la  Palma, de cuya junta de gobierno llegó a formar parte el propio Hita, según informa el historiador Juan Manuel Rodríguez Requena en el libro de la historia de la hermandad de la Amargura.

Es decir, por estas fechas en San Juan de la Palma convivían tres corporaciones: la Sacramental y la de la Virgen de las Maravillas, que mantenían una relación aromoniosa, debido en gran parte a la coincidencia de muchos hermanos en ambas corporaciones y una recién llegada hermandad de la Amargura que había llegado a San Juan de la Palma desde San Julián en 1725.

La Virgen de las Maravillas de Hita / Hdad. Amargura
La Virgen de las Maravillas de Hita / Hdad. Amargura
La Virgen de las Maravillas fue tallada en torno a 1739, como puede determinarse según indica el mismo autor, según el archivo de la sacramental. Era una imagensedente acompañada de los santos primos: Jesús y San Juan. Tres años después, esta Virgen estrena dorado de su paso y una capilla propia en el templo, situada en la nave de la epístola, donde actualmente está la Virgen de la Cabeza. En la foto, puede identificarse la imagen de la Virgen y situarse en las puertas de esa capilla, ya que al fondo se observa la reja de entrada a la actual capilla sacramental, donde está el Señor del Silencio. Como ejemplo de la buena relación entre las corporaciones, la hermandad sacramental hace coincidir su culto mensual con la procesión de la Virgen de las Maravillas, y el 16 de septiembre de 1742 sale de San Juan de la Palma un cortejo con el Santísimo y la Virgen, precedido por doce «niños con coronas y pelucas», haciendo referencia a los niños carráncanos.


Esta procesión de la Virgen se consolidaría, convirtiéndose, según el historiador del arte Francisco Javier Segura, en uno de los referentes devocionales del barrio y de la ciudad. Pero esta gloria fue efímera. La decadencia en la que entraron las hermandades en el siglo XIX llevó a la de la Virgen de las Maravillas a la extinción. No se conocen datos fehacientes que determinen que finalmente se fusionó con la sacramental de San Juan de la Palma, pero, según Segura, eran las mismas personas de la sacramental las que sacaban en procesión a la Virgen sedente. Ya en el XX, en 1904 la sacramental de San Juan de la Palma se fusiona con la de la Amargura, sin saberse muy bien dónde queda la de las Maravillas, pero si es cierto que fue esta cofradía fusionada la que se encargó del cuidado de la Virgen que había realizado Hita y Castillo.

La Virgen de las Maravillas en el Corpus

Tras adquirir la hermandad de la Amargura el caracter sacramental comenzó a dar culto al Santísimo. Organizó la misa «In coena domini» del Jueves Santo o comenzó a organizar procesiones de impedidos. Además al ser la corporación que residía en una parroquia, fue la encargada de llevar a la procesión delCorpus de la Catedral alguna de las imágenes que en ella residían. De esta forma la Amargura sacó en esta procesión en varias ocasiones el Niño Jesús de Felipe Ribas que había pertenecido al patrimonio de la sacramental. 

El Niño Jesús de San Juan de la Palma en el Corpus / Hdad. Amargura
El Niño Jesús de San Juan de la Palma en el Corpus / Hdad. Amargura


Fue de esta forma como la Virgen de las Maravillas de Hita procesionó en sus últimos tiempos: la fotografía que encabeza este reportaje representa la salida de esta imagen por la Puerta de San Miguel un jueves de Corpus. Está datada en 1923 y puede observarse claramente cómo el paso está preparado por la hermandad de la Amargura, ya que destaca una gran Cruz de Malta sobre sus faldones.

La Virgen había dejado de procesionar anualmente hace ya muchos siglos. Su hermandad había desaparecido. No se sabe muy bien a quién pertenecía la titularidad de la imagen en los últimos tiempos. Pero el destino aún le tenía guardado un peor final. La Virgen de las Maravillas, la imagen que talló Hita y que fue su devoción y la de gran parte del barrio de la Feria ardió en el año 36 acabando así con su historia. Recuerdos quedan pocos, pero siempre nos quedarán los libros para rememorar una de tantas historias de imágenes que fueron objeto de devoción de muchos sevillanos pero que la Historia las llevó al olvido.