CALENDARIO COFRADE

SEGUIDORES

jueves, julio 31, 2014

SALIDA EXTRAORDINARIA DEL SEÑOR DE LA PAZ DE CORIA

GLORIAS 2014. RECOGIDA DE SANTA ANA DE DOS HERMANAS

LA SEMANA SANTA FOTOGRAFIADA EN EL SIGLO XIX

La Semana Santa fotografiada en el siglo XIX

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimir
La O y la Amargura por Cliché Almela y la Macarena, con el palio actual de la Estrella, por Emilio Beauchy
La O y la Amargura por Cliché Almela y la Macarena, con el palio actual de la Estrella, por Emilio Beauchy
Todavía menor de edad la futura Reina Isabel II, mientras asumía sus funciones como regente doña María Cristina, su madre, a comienzos de 1839 llegaban a Sevilla las primeras noticias sobre el nuevo invento de la fotografía. A través del Semanario Pintoresco Español, fundado por Mesonero Romanos, llegaban las primeras novedades sobre el nuevo invento, comenzando a sonar los nombres de Niepce y deDaguerre unidos a una novedad que no se alcanzaba a comprender. Pero el camino estaba más que iniciado.

En 1843 se abría en la ciudad, en la entonces calle Cantimplora (hoy Ensenada), el primer estudio fotográfico. Según refiere Miguel Ángel Yáñez Polo, allí se estableció el primer fotógrafo comercial de la ciudad, el de Francisco de Leygonier y Haubert, con un histórico gabinete en el que era necesario el bruñido de una placa de daguerrotipo, hecha en cobre y bañada en plata, primitivo sistema que permitió los primeras de retratos de la burguesía sevillana. Apenas dos años antes se puede fechar el primer daguerrotipo de la ciudad, realizado por Vicente Marmerto Casajús y Espinosa, que colocó un curioso cajón fotográfico, apenas entendido por el público, en la esquina de la fachada de la puerta del León del Alcázar. Realizaba allí el primer daguerrotipo sevillano, al que seguiría una vista del interior del Alcázar. Curiosa aportación de un personaje que había introducido el procedimiento de grabado en litografías en la ciudad, al publicar en 1838 el «Álbum Sevillano», lejano preludio de lo que serían las colecciones de postales fotográficas de final de siglo.

Nacía así una larga historia de nuevos avances técnicos (calotipos, albúmina, gelatinohaluro…) que permitirían reflejar todavía una ciudad en inminente trance de desaparición, ya que todavía aparecerían en las fotos instantáneas de las antiguas puertas de Sevilla, de edificios hoy desaparecidos (convento de San Pablo, convento de San Francisco, parroquia de San Miguel…), de personajes costumbristas o de miembros de la sociedad sevillana que aspiró a ser corte en torno a la familia de los Montpensier. De Bécquer a Isabel II, de Don Antonio de Orleans al torero Curro Cúchares, del vendedor de carbón en la Macarena, a los primeros tranvías. La ciudad se reflejó en la fotografía. A finales de la década de los ochenta del siglo XIX ya se venden en la calle Sierpes los rollos de negativos de Eastman y las cámaras Kodak, siendo la aparición del celuloide una democratización de la fotografía.
 
La Semana Santa no sería ajena al nuevo invento, aunque tardó en ser centro de atención de los fotógrafos. Aunque no haya acuerdo sobre la datación de la primera fotografía cofrade (se suele señalar una foto del paso del Gran Poder en la puerta de San Lorenzo como la obra más antigua conservada), es cierto que en el último tercio del siglo se produjo el definitivo acercamiento del invento al fenómeno de la Semana Santa. Un motivo de representación complejo por su dinamismo (lo que motivó que las primeras fotografías fueran representaciones captadas en el interior de las iglesias) que obligaba a tomar las imágenes con los pasos arriados y con un ceremonial que se constata en fotografías en las que buena parte del público mira con curiosidad al fotógrafo.


El otro condicionante era el lumínico, lo que motiva que todas las fotografías del siglo estén realizadas con la luz del día. Fotos que se irían convirtiendo en objetos cotidianos con la impresión de álbumes de estampas y de postales y que tendrían, en el último tercio del siglo, a tres nombres como grandes representantes de los orígenes de la fotografía de la Semana Santa sevillana: Lucien Levy, los Almela (Francisco y su hijo Ramón) y Emilio Beauchy.

La hermandad de la O por la calle Betis, en una imagen de Lucien Levy
La hermandad de la O por la calle Betis, en una imagen de Lucien Levy


Lucien Levy es un periodista del siglo XIX. Andalucía y Sevilla le cautivaron en su primer viaje en 1859, lo que motivó su regreso en 1882, pasando un largo tiempo documentando la ciudad. Discípulo de Daguerre, en sus fotografías hay un relato de una época tratada con gran sensibilidad periodística poderosa. Sus fotografías reflejaron el tejido urbano de la ciudad pero también el pulso cotidiano de sus habitantes. En torno a 1882 realizó algunas de sus más conocidas instantáneas de la Semana Santa, siendo especialmente célebre visión de la cofradía de la O por la calle Betis, una visión lejana en la que muestra tanta importancia el paso del Nazareno como el relajado cortejo de cirialesportados con naturalidad, nazarenos mezclados con el público y todas las realidades posibles en torno a una hermandad que se funde con el propio paisaje que la acompaña.


El palio de la O, el Señor de Pasión y el misterio de Jesús con la Cruz al Hombro / LUCIEN LEVY
El palio de la O, el Señor de Pasión y el misterio de Jesús con la Cruz al Hombro / LUCIEN LEVY


Más detallista y cercana a la postal es su visión del palio a la salida del templo de la calle Castilla, con especial incidencia en la figura del capataz, ejemplo de una época pasada, como la reflejada en la histórica foto del misterio del Nazareno del Valle saliendo de San Andrés: tiempos de acumulación de figuras secundarias hoy desaparecidas en un paso de misterio entonces conocido como El Motín, clara alusión popular al exceso de imágenes. Tiempo pasado, definitivamente reflejado en la albúmina que muestra a Nuestro Padre Jesús de la Pasión sin sus ropajes, en una sacristía silenciosa e íntima,ajena a futuras cláusulas de contratos fotográficos o a derechos de imágenes reservados.

Los Almela

El misterio de la Sentencia, el palio de la Amargura y el Cristo de San Agustín / CLICHÉ ALMELA
El misterio de la Sentencia, el palio de la Amargura y el Cristo de San Agustín / CLICHÉ ALMELA


Gran popularidad tendrían las obras de Ramón Almela, hijo del también conocido Francisco Almela(autor de una sorprendente foto del Crucificado del Museo en la calle), que agrupó sus famosas cromofototipias en verdaderos álbumes de postales que se difundieron ampliamente, siendo testigo de la Semana Santa de las dos décadas finales del siglo XX, a la que retrató repetidas veces, tanto en interiores como en exteriores. Son numerosas sus estampas de pasos en el interior de las iglesias, fotos que permiten recordar obras desaparecidas como el antiguo misterio del Cristo de la Sentencia, uno de los palios decimonónicos de la Amargura, la sencillez del antiguo canasto neoclásico del desaparecido Nazareno de la Salud de los Gitanos o el Crucificado de San Agustín en la parroquia de San Roque.

La Carretería, el palio de Montesión, la Estrella en Reyes Católicos y la O
La Carretería, el palio de Montesión, la Estrella en Reyes Católicos y la O


Imágenes estáticas que contrastan con otros exteriores, como el encuadre frontal del misterio de la Carretería o del palio de Montesión (donde el capataz y la presidencia se funden en un único plano), el encuadre lateral del Nazareno de la hermandad de la O (con nuevo protagonismo del capataz y del público que acompaña la escena), o la visión aérea de la hermandad de la Estrella desde un balcón de la calle Reyes Católicos.

Emilio Beauchy

El misterio de Montserrat, por Emilio Beauchy
El misterio de Montserrat, por Emilio Beauchy


Una foto histórica del siglo XIX fue la del conocido café del Burrero, imagen de toda una época desaparecida que fue realizada por Emilio Beauchy. También se acercó a la Semana Santa con excelentes encuadres de exteriores, como el del misterio del Cristo de la Conversión del Buen Ladrón, estampa que recoge tanto a nazarenos, soldados de gala, figuras alegóricas y público que posa de forma clara ante el fotógrafo.


El misterio de la Amargura, la Mortaja y la Macarena / EMILIO BEAUCHY
El misterio de la Amargura, la Mortaja y la Macarena / EMILIO BEAUCHY


El mismo autor permitió que generaciones venideras conozcan el palio de la Macarena que acabaría en la hermandad de la Estrella, las antiguas figuras del misterio de la Amargura o la estampa histórica dela Mortaja saliendo de su primitivo templo de Santa Marina, imágenes con un punto de irrealidad brumosa provocada por las dificultades del revelado, ejemplos de la magia misteriosa de unos fotógrafos precursores de una larga lista de autores posteriores que tuvieron en el siglo XIX el origen de un nuevo Arte con mayúsculas.

MARCHAS PROCESIONALES

miércoles, julio 30, 2014

PRESENTACIÓN AL PUEBLO EN PROCESIÓN DE SANTA ANA EN DOS HERMANAS

GLORIAS 2014. SANTA MARTA EN JEREZ

NUEVAS BANDAS PARA LOS TITULARES DE LA PAZ Y ESPERANZA


miércoles, 30 de julio de 2014

Rosario de Linares y Sociedad Filarmónica de Pilas, nuevas bandas para la Paz y Esperanza de Capuchinos


Los nuevos rectores de la Hermandad de la Paz y Esperanza han tomado una de sus primeras decisiones de relevancia. Se trata del cambio de las formaciones musicales que acompañarán a los dos Titulares de la Corporación a partir del próximo Miércoles Santo. La Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora del Rosario de Linares y la Sociedad Filarmónica de Pilas han sido las seleccionadas para acompañar con sus sones el caminar de los dos imágenes.

Hasta la fecha, el acompañamiento musical del Rey de Capuchinos corría a cargo de la Agrupación Musical Santo Tomás de Villanueva de Ciudad Real que ha acompañado a Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia los últimos ocho años. El cambio de formación también implica un importante giro en el estilo musical del misterio de la Humildad de Agrupación Musical a Cornetas y Tambores tal y como sucedió en el pasado Vía Crucis Magno con la contratación de Rosario de Cádiz. 

Por otra parte, la Sociedad Filarmónica de Pilas vendrá a sustituir a la Banda de Música Nuestra Señora de la Estrella de Córdoba.
Blas Jesús Muñoz

OCHO AÑOS DE LA RESTAURACIÓN QUE DULCIFICÓ AL GRAN PODER

Ocho años de la restauración que dulcificó al Gran Poder

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimir
El antes y el después de la restauración del Gran Poder
El antes y el después de la restauración del Gran Poder
 El viernes 28 de julio del año 2006 de celebraba en la basílica del Gran Poder de la Plaza de San Lorenzo un besamanos. Aquel acto tan inusual en aquellas fechas tenía una explicación: acababa de finalizar ardua tarea de restauración que durante tres semanas realizaron a la imagen del Señor los hermanos Cruz Solís e Isabel Pozas. Tres semanas en las que Sevilla se quedó sin el rostro del Gran Poder.
  
Era un acto de valentía. Someter a una de las imágenes con más devoción de la ciudad a un proceso de restauración que modificaría su aspecto era una decisión dura, digna de muchas noches sin dormir, peronecesaria: el aspecto que presentaba la imagen del Señor hacía patente que era más que necesaria su restauración. Y es que el paso del tiempo, el humo de las velas y el contacto directo con los devotos estaban afectando a la imagen de Juan de Mesa.

Enrique Esquivias y su Junta de Gobierno decidieron poner en manos de los Cruz Solís e Isabel Pozaseste trabajo. Ellos ya venían de restaurar, por ejemplo el Cristo de la Expiración del Cachorro. Además ya conocían al Nazareno: en los ochenta practicaron una intensa restauración que corrigió las deficiencias que produjo la que le hizo Peláez del Espino. Desde entonces se convirtieron en losmédicos del Señor. Pero en aquella fecha se restauró el cuerpo, se consolidó la estructura interna de la imagen. Sin embargo la cara, las manos y los pies, ennegrecidos por el paso del tiempo quedaron intactos. Nadie se atrevía a intervenir en la parte visible y más sensible en la devoción de los sevillanos aunque ésta fuera necesaria.

Basta comparar las fotos del antes y el después de la restauración para, sin necesidad de ser un erudito en la materia, comprender cuánto de necesaria era. Y es que el velo de oscuridad estaba apagando el rostro dolorido del Nazareno. La frontera entre la barba y el resto de la cara quedaba difusa. La suciedad estaba cambiando al Gran Poder. Y eso se comprobaba cuando finalizaba la restauración. Y fue en julio del año 2006.

La tarea se llevaría a cabo en las propias dependencias de la corporación de la madrugada. El Señor, por tanto, no saldría de su basílica. De hecho se hizo una especie de traslado solemne con una iglesia abarrotada que lo llevó desde el altar mayor hasta las dependencias donde sería restaurado. Allí, y durante tres semanas fue intervenido por los hermanos Cruz Solís e Isabel Pozas, que se encontraban con el Señor décadas después, y esta vez sí, tocarían su rostro, sus manos y sus pies.

El antes y después del Señor del Gran Poder tras la restauración de 2006
El antes y después del Señor del Gran Poder tras la restauración de 2006


El Señor apareció tres semanas después con un rostro diferente. El color negro dejó paso a una policromía más sufriente y desgarradora, aunque desveló una inédita dulzura en el rostro del Nazareno. Se le sustituyeron las espinas de metal por otras de madera, y aparecieron gotas de sangre que antes estaban ocultas tras la suciedad. Hasta un milímetro de grosor llegaba a tener la capa de suciedad en algunas zonas del rostro. Se reintegró además la policromía en las partes en las que se había perdido.

El Señor volvía al culto el día 28 de julio de 2006, viernes, como no podía ser de otra manera. Para aquel día, el Gran Poder recuperaba el aspecto que le habían robado los siglos. Sin embargo éstos volverán a pasar por él, como pasa la devoción de los sevillanos en sus besos en el talón diarios, o los que dejan en sus manos en las jornadas previas a la Madrugá.  

MARCHAS PROCESIONALES

martes, julio 29, 2014

LA VOZ DE LA INEXPERIENCIA: DEMAGOGIA Y MEZQUINDAD. LOS NUEVOS JUDAS

La Voz de la Inexperiencia: Demagogia y mezquindad. Los nuevos Judas


Hace algo más de un año mi vida cambió. La concepción que tenía del mundo desde pequeña dio un giro brutal. Tuve que aprender a vivir dos vidas paralelas, a estar pendiente de dos personas que antes estaban fundidas en una, a no descuidar a nadie y procurar no descuidarme, a tantas cosas que después de un año, quizá aún, a día de hoy, no he terminado de superar los devaneos continuos de las circunstancias.


Y es que nos acostumbramos a tener una familia, nos creemos que va a ser eterna, pensamos que nos merecemos que como padres nos aguanten y nos den todo, hasta que maduras y entiendes que el amor no lo es todo, que en la vida confluyen muchas cosas más. Y así, se te van cayendo los pilares que sustentan tu vida. Y así, te ves envuelto en ruinas. Puedes ahogarte entre escombros o buscar hasta encontrar todo aquello que te importa, y aunque por separado, seguir disfrutando de tales cosas.

Y ahora bien, cofrades de postín, semana santeros de matrícula, escúchenme, léanme. Algo así sentirán vuestros titulares, cuando después de todo un invierno y primavera, forjando una fe incondicional, llegan ustedes y entre vacaciones, terrazas y cervezas se olvidan de pasar por su capilla, se olvidan de que la foto de su Virgen ocupa el fondo de pantalla de su móvil, por inercia. Se olvidan entonces de tantos golpes de pecho, de alguna tertulia y mucho sufrimiento, se olvidan de tantas veces como han publicado "hoy de limpieza en la hermandad" y tantas otras cosas.
Quizá habría que publicar también "hoy me he tostado al sol mientras mis hijos jugaban en la orilla, pero no he reparado en dar las gracias por semejante estampa". Quizá, ¿no?

Quizá habría que mandar un mensaje a ese compañero de trabajadera, a ese con el que cierras todas las noches de ensayos, y del que ahora -casi- no te acuerdas. Quizá, ¿no?

Y continúo, cuántos miembros de los grupos jóvenes se olvidan de que pertenecen a un grupo de amigos, que trabajan juntos por una hermandad, por unos titulares. Cuántos no se cambian de grupo por la necia actividad de sus hermandades, por un poco de protagonismo y una vara asegurada en las representaciones. Cuántos no ingresan en una cofradía y al día siguiente andan siendo más devotos que ninguno, que te lloran y que te dicen, que te juran por Ellos.

A todo esto les digo, a ustedes, futuros componentes y participantes en vuestra hermandad, que la fe no tiene medidor, no se empeñen en hacernos creer que creen más que nadie, no sirve. Además de que el llorarle a la salida de tu iglesia, no es más o menos devoto, me gustan más lo que piden en la capilla, los que sin ponerse de rodillas, sin mirar por el rabillo del ojo comprobando si son el centro de atención, le oran a su Padre, le piden a su Madre, soy de esas que no pregona las lágrimas derramadas ante Ellos. Acabáramos cuando te juran por sus titulares, y yo ya me quedo noqueada. Como si esto fuera un juego de niños, como si para sacarte la verdad, tu madre te chantajeara quitándote tu muñeco preferido.

¿En qué nos estamos convirtiendo? No me creo a la mitad de cofrades, hacen gala del entorno de Jesús, sí, son Judas. Pero ya las monedas no interesan, ahora que te asocien con una hermandad puntera es lo que se lleva, la cristiandad supeditada al interés mezquino del hombre.

Si alguna vez, a alguno de ustedes "se le ha caído un mito", comprenderán qué sienten vuestros titulares en sus capillas mientras pasa el verano. Egoísmo e interés maquillado con lágrimas demagogas.

Ahí queó.
María Giraldo Cecilia

MARCHAS PROCESIONALES

lunes, julio 28, 2014

CHISPORROTEOS. LOS ARIZA Y SAN ESTEBAN

Chisporroteos. Los Ariza y San Esteban

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimir

Señor de la Salud y Buen Viaje / PASION EN SEVILLA
Señor de la Salud y Buen Viaje / PASION EN SEVILLA
Los Ariza. La verdad es que ha quedado un poco confusa la salida de la familia de capataces de San Esteban. No han podido dimitir porque cuando pasa la semana santa cesan los capataces. Y la hermandad no ha podido darse por enterada por la premisa anterior. Parece que en la carta dimitían, pero solo un poquito. Mucho tendrán que cambiar las cosas para que continúe la relación entre la cofradía y esta dinastía que forma parte de la historia de San Esteban, una hermandad que, en las cosas de los costaleros, no ha estado muy fina que se diga en los últimos tiempos.    

Media hora.  “El Martes Santo puede empezar 30 minutos antes”. Quién así se expresa es un hermano mayor de la parte central del día que considera que a la jornada le cabe un poco de tiempo como le cupo a los otros dos días laborables, lunes y miércoles, cuando incorporaron al Polígono y el Carmen. Pero eso sería condenar al Cerro a salir algo antes, a correr algo más o a entrar en una Campana medio vacía, que así es como se encuentra cuando llegan tan temprano las primeras. Por el contrario sí aliviaría la presión con la que pasan las necesitadas de más minutos de paso.  

Tierra Santa. La peregrinación de varias hermandades – Las Aguas, el Beso de Judas, La Cena, Montserrat, Los Javieres, Las Cigarreras y Los Sastres, además del hermano mayor de San Gonzalo - y de miembros del Consejo - Carlos López Bravo, José Carlos López Alba, Eduardo Carrera y Maruja Vilches - a los santos lugares no se ha visto alterada por la nueva guerra en Gaza. Es más, los integrantes de la expedición no se han dado cuenta de que estaban en un país en conflicto. Tanto judíos como palestinos tienen claro que la ruta de las peregrinaciones es sagrada porque del turismo religioso depende en parte su economía. En las misas han pedido por la paz pero no han organizado ningún acto concreto ni específico ante el drama del conflicto que tenían tan cerca.  

El confesionario. “Fue también muy emotivo. En la misa del 75 aniversario de la Virgen de la Paz, también se pidió por la paz. Estando allí tan cerca y tan bonita, ojalá eche una mano…” “Estoy de acuerdo contigo, no ha estado muy fino el hermano mayor del Polígono cuando ha dicho que rescinden su relación con la Banda de la Cruz Roja porque entre otras cosas no ha estado a la altura. No debe andar muy bien del oído porque esta banda está cada vez mejor…” “No fue uno ni dos, fuimos varios los oficiales que cuando entramos en la Trinidad y vimos aquello nos entraron ganas de salir corriendo. Pero no queríamos hacer ese feo…” “Sí, Asenjo se ha ido ya de vacaciones. Está en Sigüenza descansando. Este año viene antes porque predica entera la novena de la Virgen”  “Te llamo para decirte que el viernes presentamos en Palacio el recurso impugnando el último cabildo de cuentas de la hermandad. Queremos que en la calle Pureza se hagan las cosas como deben hacerse…” 

GLORIAS 2014. VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS DE AZNALCÁZAR

MARCHAS PROCESIONALES

domingo, julio 27, 2014

LAS EDADES DE LA ESPERANZA DE TRIANA

Las edades de la Esperanza de Triana

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimir
La evolución de la Esperanza de Triana después de las distintas trasnformaciones que ha sufrido
La evolución de la Esperanza de Triana después de las distintas transformaciones que ha sufrido

«Se puede comprobar científicamente que la Esperanza de Triana es del siglo XVII». Así de rotundo se expresó el imaginero en una conferencia que sobre la autoría material de la imagen pronunció en 2009. Lo que no se conocía es que esas pruebas científicas ya existen, según el imaginero. Declaraba que una persona cercana se ocupó de examinarmuestras de serrín resultante de la apertura del orificio para el perno de la corona, intervención que Álvarez Duarte practicaba en 1989. Un análisis que arrojó datos que apoyan su teoría y que concluyen quela madera, de pino rija y pino tea es al menos anterior al siglo XVIII. Es más, el propio imaginero invitaba públicamente a la hermandad a que realizara las comprobaciones oportunas a este respecto con las últimas técnicas disponibles. Una iniciativa que no se ha planteado aún la hermandad, aunque en 2009 el hermano mayor, Adolfo Vela, tampoco lo descartó.

Esas serían las pruebas irrefutables, aunque el autor de Guadalupe aportaba otros argumentos. Entre ellos, la morfología del busto, terminado en una cintura muy fina que después se abre en forma de basquiña. Y sobre todo la estructura de la cabeza. Aquí establecía paralelismos con varias imágenes antiguas y de hondo peso devocional en Sevilla. «La Esperanza tiene un modelado fuera de serie. Realmente excepcional. La cabeza me recuerda mucho a la de la Macarena, sobre todo en lamorfología del cráneo y en las orejitas desabrochaítas. Pero también me recuerda a la Virgen del Mayor Dolor de la Carretería, en la nuca y en el estudio de la cabeza. El cuello por otra parte, nada anatomizado, es similar al de la Virgen de la Victoria de las Cigarreras».

En contra de estas apreciaciones se encuentra José Roda Peña, el autor del más completo estudio histórico realizado sobre la imagen hasta el momento. Afirma rotundamente que tales atribuciones no tienen consistencia estilística ni documental.


La Virgen de Juan de Astorga


La Esperanza de Triana de Astorga
La Esperanza de Triana de Astorga

Una teoría novedosa teniendo en cuenta que la más extendida es la que apunta a que los orígenes de la imagen no van más allá de 1816. Así lo afirmaba Félix González de León, quien escribe que la Virgen se estrena el mismo año que la capilla. José Bermejo apuntaba muchos años después el nombre de un autor: el escultor de Archidona Juan de Astorga. El caso es que los primeros testimonios gráficos de la imagen, que datan de la década de los ochenta del siglo XIX apoyan esta teoría, a juicio del reconocido Roda Peña. «En la famosa foto del palio de tertulia vemos perfectamente que responde al estilo de Juan de Astorga. No se puede confundir ni siquiera con el de su hijo Gabriel. Lo que pasa es que Astorga tiene tres o cuatro modelos de dolorosas que repite constantemente».

Para Alvarez Duarte, por el contrario, la imagen no responde en absoluto a la tipología astorguina. «He tratado y trabajado en profundidad  imágenes como la Virgen de la Angustia de los Estudiantes y la Esperanza de la Trinidad y la Esperanza trianera no tiene nada que ver».


Es la última aportación a un debate que tiene siglos. La abuela del célebre Fernando Morillo, casi contemporánea de Juan de Astorga, afirmaba según el propio vestidor que la Virgen no tenía nada que ver con el de Archidona. Aquellas noticias y éstas están separadas por casi dos siglos.


De lo que parecen estar seguros la práctica totalidad de los especialistas en imaginería religiosa es de que la imagen no es obra de Castillo Lastrucci, aunque la participación del prolífico imaginero fuera fundamental.


La imagen llega al taller de San Vicente en los albores de la Exposición de 1929. La hermandad quiere embellecer los rasgos que había fijado en la talla José Ordóñez en 1913 y adaptarlos a los gustos regionalistas de aquel tiempo.


Castillo escribe en su libro de razón, un documento completamente interno, que le había realizado mascarilla y manos, lo que es lo mismo que decir todo. Pero había apuntado estos datos en el capítulo de «restauraciones» y había cobrado por ello 500 pesetas. Nada que ver con las 3.000 que cobraba por sus dolorosas de nueva factura.


La Esperanza de Triana que restauró Ordóñez y la que restauró Castillo
La Esperanza de Triana que restauró Ordóñez y la que restauró Castillo


La Virgen de Castillo es claramente heredera de la de Ordóñez. Así lo afirma Roda Peña. «Las fotografías de antes, durante y después de la restauración nos hablan de una continuidad. En cualquier caso, aunque hubiera esculpido él los materiales... ¿le hace eso ser autor de la obra, teniendo en cuenta que los rasgos ya existían?». Un copista de Rembrandt tampoco es autor de un Rembrandt, aunque lo mejore.


Álvarez Duarte abunda en razones que tienen que ver sobre todo con la forma del paladar, la lengua y los dientes, en absoluto acorde con el estilo de don Antonio Castillo. Y en este rosario de datos, fechas e intervenciones aporta como prueba definitiva que encuentra en los brazos de la imagen papel de periódicos de los años veinte y, lo más interesante, restos de madera carbonizada en la sien derecha, pómulo, cuello y oreja. ¿Es la que se quemó en 1898...?


El incendio

La Virgen tras la restauración de Gumersindo
La Virgen tras la restauración de Gumersindo

El incendio de San Jacinto tuvo lugar el 2 de mayo de 1898. Nada pudieron hacer por salvar la imagen las personas que en ese momento, las ocho de la tarde, se encontraban en el interior de la iglesia conventual. A simple vista la talla es irrecuperable. Sólo se ha salvado una mano. Más tarde Emilio Pizarro afirma que se puede restaurar. No será él sino Gumersindo Jiménez Astorga, sobrino nieto de su pretendido autor, quien se encargue de los trabajos, no sabemos si para restaurarla o para rehacerla. De su taller sale una imagen de cara ancha, cejas marcadas y papada, muy en la línea de su exigua producción, como ejemplifica la Inmaculada de Castilleja de la Cuesta o el San Juan de culto interno de la hermandad de los Panaderos. Es un escultor de muy discreto mérito dedicado sobre todo a las restauraciones. Con todo, y según Roda Peña, es la mano de Gumersindo la que esboza los rasgos de la Virgen trianera de la Madrugá.

Después llega José Ordóñez, para fijar y embellecer estas líneas en 1913, a petición de loshermanos descontentos con el trabajo de Gumersindo. Castillo crea la belleza de la Esperanza con óleos y esmudines que al cabo de medio siglo habían torcido. La procesión de la coronación canónica dejaba a las claras la urgencia de una intervención. La hermandad lo encarga a un hermano que ya tenía una antigüedad de 18 años en la calle Pureza. Se llamaba Luis Álvarez Duarte.

Diario de una restauración

El imaginero recogió sus impresiones durante la intervención en un diario publicado en el boletín de las cofradías de Sevilla en diciembre de 1989. Un texto sencillo y divulgativo plagado de continuas referencias cariñosas a la Virgen que hemos completado con algunas de sus revelaciones posteriores.

El proceso, del que ahora se cumplirán 25 años, se realiza entre el 2 de octubre y el 24 de noviembre de 1989 y no estuvo exento de tensiones según reconoce el mismo autor en estas líneas. Se crea una comisión presidida por José Hernández Díaz que visita con frecuencia el habitáculo donde se realiza, en las dependencias de la hermandad.

El mismo 2 de octubre se traslada a la Virgen con una emocionante ceremonia de despedida. Fernando Morillo, las camareras Anita y Amelia, Juanma y Julio colocan la imagen en una mesa de caoba que el artista se ha traído de su taller de Gines, sobre un colchón que aporta el hermano mayor Luis Murillo. Todo comienza el martes 3 de octubre. Luis cuenta con la compañía inseparable de Julio. 

Tras retirársele las pestañas y las lágrimas, comienzan los trabajos para realizar la copia de marmolina mediante un molde de silicona. 


El 4 de octubre comienza la limpieza con agua jabonosa y paños de algodón y lino muy lavados. Dos días después Luis comienza a aplicar el decapante para retirar la policromía de Castillo. Encuentraaparejos anteriores al año 1929, Escribe textualmente: «nunca en otras restauraciones vi tanta cantidad de óleos y grumos juntos».

Retirada la policromía debe consolidar el aparejo en barbilla, labio superior y entrecejo. El interior de la imagen está en perfecto estado, como puede comprobar en las radiografías que realizó el doctor Rodríguez de Quesada.

Tras la restauración de Álvarez Duarte / E. BORREGO
Tras la restauración de Álvarez Duarte / E. BORREGO
Entre el 14 y el 21 de octubre termina de retirar parches de policromía. En ocasiones, escribe, tiene que taparle los ojos a la Virgen «para no distraerse». Es el momento más profundo de la intervención. Algunos de los integrantes de la comisión salen de las visitas con lágrimas en los ojos. Un vecino de la calle Pureza le regala las tripas de borrego que servirán para darle a la policromía nueva un aspecto uniforme.


Toma referencia de la policromía de las manos de la imagen para crear el color del rostro de la Esperanza. El lunes 30 de octubre comienza a pintar.


Tal y como le pide Hernández Díaz, «una gracia», sugiere en el cuello un esbozo de anatomía y ensombrece la papada.


El jueves 2 de noviembre termina la intervención. Hay que esperar al secado.


Arregla los brazos en Gines. Morillo le ha pedido que separe un poco el anular y el corazón de la mano derecha en la base para prender mejor el pañuelo.


En una visita, Hernández Díaz exclama satisfecho: «señores, estoy viendo a la Esperanza». Álvarez Duarte respira tranquilo. El 24 de noviembre la Virgen de la Esperanza es repuesta al culto. Después surgirían versiones variadas sobre su intervención, como han surgido sobre las restantes. Mas todas estas teorías sobre la autoría o antigüedad quedan sin embargo relegadas al último plano cuando la Esperanza sale a la calle.

MARCHAS PROCESIONALES

jueves, julio 24, 2014

¿CONOCES A ESTA IMAGEN?


LA CRUZ ROJA NO RENUEVA CON EL POLÍGONO DE SAN PABLO

La Cruz Roja no renueva con el Polígono de San Pablo

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimir
Escrito por Juan Antonio Bandera Jueves 24 de Julio de 2014 10:25

Paso de palio de la Virgen del Rosario Doloroso
Paso de palio de la Virgen del Rosario Doloroso

La banda de música de la Asamblea Provincial de la Cruz Roja de Sevilla ha comunicado en su página web la no renovación del contrato que le unía a la hermandad del Polígono de San Pablo, para acompañar a su paso de palio, el de la Virgen del Rosario Doloroso, en la tarde noche del Lunes Santo.

Esta formación musical participaba alternativamente realizando el camino de ida o de vuelta de la cofradía más joven del Lunes Santo con la banda de música "Virgen del Castillo" de Lebrija.

GLORIAS 2014. PROCESIÓN DE LA VIRGEN DEL CARMEN DE LINARES

MARCHAS PROCESIONALES

MANOLÍN El niño costalero


miércoles, julio 23, 2014

GLORIAS 2014. SALIDA VIRGEN DEL CARMEN DE SAN JUAN DE AZNALFARACHE

LA VIRGEN DE CONSOLACIÓN SALDRÁ, DE FORMA EXTRAORDINARIA, EL 8 DE SEPTIEMBRE

La Virgen de Consolación saldrá, de forma extraordinaria, el 8 de septiembre

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimir
Escrito por Alberto Flores Martes 22 de Julio de 2014 11:50
La Virgen de Consolación en el Pontifical celebrado en la Plaza del Altozano
La Virgen de Consolación en el Pontifical celebrado en la Plaza del Altozano

El Año Jubilar Consolación 2014 va a tener uno de sus puntos culminantes en la mañana del 8 de septiembre, donde la patrona de Utrera protagonizará una histórica salida por los alrededores del santuario. A las 6.30 horas está previsto que comience este especial rosario, que se llevará a cabo en el interior del parque del V Centenario y donde la Virgen de Consolación estará acompañada por bengalas, tratando de rememorar la romería que en otros tiempos llegó a convertirse en una de las más importantes de todo el territorio andaluz. 
 
Será una salida muy especial, donde la hermandad de la Virgen de Consolación ha decidido eliminar parte del protocolo habitual en estos casos para favorecer la participación de todos los devotos. «Esperamos que vaya mucha gente y que participen todos los peregrinos y toda la gente que venga de fuera. Queremos una bulla alrededor de la virgen, nuestra intención es darle un contenido estético de fiesta, por ello vamos a utilizar bengalas de diversos colores, que ofrecen una imagen muy bonita», ha explicado Salvador de Quinta, hermano mayor de la Virgen de Consolación. 
 
La hermandad ha previsto que el recorrido sea aproximadamente de una hora de duración y que a las 7.30 horas, cuando el sol esté comenzando a salir, la Virgen esté de vuelta en su santuario. La hermandad se encuentra en estos días en conversaciones con los peregrinos de localidades cercanas como Los Molares, Los Palacios, Mairena del Alcor o Dos Hermanas, para tratar que amolden sus horarios con el objetivo de que participen en los actos especiales de este año. Durante la novena que se celebra en los días previos a la festividad de la patrona de Utrera, el predicador será Adrián Sanabria, vicario episcopal para la Nueva Evangelización. 
 
La Virgen va a salir con las andas de la hermandad de Los Gitanos, mientras que será portada por muchos de los jóvenes que la llevaron con motivo del Triduo Itinerante del pasado mes de abril, a los que la hermandad quiere que se unan el máximo número de peregrinos de fuera de la localidad.